Las llamas devoran más de 100.000 hectáreas de un bosque en Bolivia