Cadáveres tirados durante horas en las calles mientras la pandemia se acelera en Bolivia