Las inundaciones en el noreste de Brasil dejan sin casa a numerosas familias