El presidente de Perú toma juramento de su nuevo Gobierno y se distancia del ala más radical