Playas abarrotadas encienden las alarmas en Brasil, el tercer país con más contagios del mundo