El presidente de Argentina matiza los comentarios racistas sobre mexicanos y brasileños