Los reclusos de una cárcel de Ecuador transforman el patio en una piscina por el carnaval