"Se va a comer al árbitro", un remolino de aire y arena irrumpe en un partido de fútbol en Bolivia