Venezuela, un cementerio de obras inacabadas