La división opositora, el ingrediente perfecto para que el chavismo arrasara en las megaelecciones venezolanas