El atacante de Londres cumplió condena por terrorismo y tenía vínculos con el islamismo radical