Un grupo de manifestantes toma la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores en Beirut