La junta militar de Birmania ordena un apagón de internet para intentar frenar las protestas