Los moscovitas comienzan 11 días de vacaciones pagadas para frenar el repunte de contagios