Las mujeres dominan en una gala de los Grammy marcada por la pandemia y las restricciones