El mundo recibe al 2022 entre fuegos artificiales y restricciones sanitarias por el coronavirus