La armada australiana rescata en la costa a los miles de atrapados por el fuego