Un niño australiano de tres años con autismo es encontrado vivo tras varios días desaparecido en un bosque