Australia ofrece una recompensa de 640.000 euros por una pista sobre la niña desaparecida