Miles de personas se congregan sin mascarilla en un estadio de Sídney para el desfile del orgullo gay