Las lluvias torrenciales causan estragos en Australia mientras los incendios no cesan