Cinco niños mueren al caer de un castillo hinchable que el viento elevó más de 10 metros