Una refugiada camerunesa implora de rodillas ayuda al primer ministro australiano