Biden y Trump: la última oportunidad para convencer al electorado de Georgia y controlar el Senado