Palizas y conatos de linchamientos en las calles de Israel y Cisjordania dejan heridos de gravedad