El Parlamento Europeo dice “bye, bye” a sus diputados británicos