La pesadilla de un español que tuvo que dormir en un búnker en Israel: “Escuché unos 200 misiles”