El puente más largo del mundo cumple un año: sus cifras son alucinantes