La bebé afgana que los marines ayudaron a huir de Kabul se llama Liya y vive en EE.UU.