Cientos de estorninos muertos cubren las calles de Roma