La tormenta Ciara deja imágenes de pánico y suspenso en el aeropuerto de Birmingham