Y con Trump llegó la sorpresa: el presidente norteamericano llega a la Cumbre de Acción Climática