El último acto oficial de Harry y Meghan, en la abadía de Westminster: simbolismo y morbo