El dueño del centro aragonés El Cachirulo de Reus compró 80 series del Gordo