Los ocho nietos de Isabel II realizan la guardia de vigilia en torno al féretro de su abuela