Sequía, calor extremo y 'tormentas de fuego': por qué es tan difícil acabar con los incendios de Australia