La mutilación genital femenina, una práctica habitual en más de 30 países