Pablo Iglesias estuvo dispuesto a apartarse para lograr un gobierno con el PSOE