Los Reyes pasan 48 horas en Barcelona sin poder pisar la calle