La batalla de los universitarios catalanes: protestar sin manchar el expediente