Interior emplea guardias civiles y policías para sustituir a 200 vigilantes de seguridad en 15 prisiones

15 cárceles, sin seguridad privada al quedar desierto el concurso