El rey alerta en Jerusalén del resurgir del discurso del odio