El rey y los mensajes subliminales: el tricornio de la Guardia Civil que no era

Felipe VI