Los reyes en Bilbao: visita discreta, protesta sonora