La heredera holandesa podría casarse con alguien de su mismo sexo sin renunciar al trono