Pilar de Borbón, la hermana del rey que nunca se mordió la lengua