Una recepción marcada por el "buen rollo" y el ambiente "distendido"