La reina Isabel II rechaza el premio "Anciana del año" con 95 años porque no se siente vieja