El rey advierte de que ninguna frontera puede proteger del cambio climático