Los reyes Felipe y Letizia, en carrozas separadas por las calles de Estocolmo